fbpx

YRA RADIO, Nueva York.- Christopher Jenkins, un joven supuesto pandillero de 28 años, murió días después de recibir dos disparos en la cabeza en su residencia en Brooklyn, dieron a conocer las autoridades este martes.

Jenkins, antes de morir, acusó a su madre del asesinato, “mi madre me disparó”, dijo, según documentos legal. “Estoy muriendo, dijo después de ser gravemente herido la noche del 12 de octubre en su casa, las imágenes de la cámara corporal de la policía que llegó a la escena capturaron sus palabras, recalcó Pix11.

El día de la tragedia, fue trasladado de urgencia al Kings County Hospital Center y puesto en soporte vital, según la denuncia penal. Jenkins sucumbió a sus heridas el 24 de octubre, dijo la policía ayer. Su muerte fue considerada un homicidio.

El 13 de octubre la policía arrestó a su joven madre, Vanessa Jenkins, de 44 años, por cargos de intento de asesinato, uso y posesión criminal de un arma de fuego. Tanto la víctima como la sospechosa vivían en la misma casa en 1770 Pacific Street, vecindario Bedford Stuyvesant, detalló NY1 Noticias.

Las autoridades aún no han dicho si se actualizarán los cargos contra la madre tras la muerte de su hijo. Ella ha alegado defensa propia, diciendo que su hijo, un presunto miembro de la pandilla Crips, supuestamente la estranguló antes de que ella le disparara, dijeron fuentes policiales al New York Post.

No está claro de qué se trataba la disputa doméstica que se volvió mortal. La víctima tenía 16 arrestos previos, incluyendo robo.

Todos los cargos son meras acusaciones y se presume que las personas procesadas son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: